Cambio de armario

Escaparate de American Apparel en la calle Avinyó (Barcelona).

La delgada línea entre el yo y el disfraz. Escaparate de American Apparel en la calle Avinyó (Barcelona).

Abres el armario y ves todos aquellos vestidos cortos de colores y es como si vieras el armario de otra persona porque no te reconoces en ellos… Otra persona los vestía y actuaba desesperadamente obsesionada con un papel que le venía grande, o quizás pequeño, o quizás fuera otro papel que no le correspondía. Los sacas de allí, piensas que podrías ponerlos todos dentro de una bolsa y atarla, y deshacerte de ellos y no te daría ninguna pena. Entre ellos se asoma uno que te llama como con un canto de sirena, era bonito, piensas, y aparece una brizna de duda, qué pena darlo, es tan llamativo el estampado, pero qué sentido tiene guardarlo si no es tuyo, es de aquella actriz tan mala que lo intentó todo en vano.

Y vuelves la vista a tus vestidos de invierno, tan negros, tan sobrios, tan elegantes, y tus jerséis grises y tus bufandas grana y amarillo mostaza, y te reconfortas y te ves en ellos, con tus botines y tus medias de lana, y sonríes. Qué bien haber podido dejar el teatro, piensas, qué bien poder decir hasta aquí basta, y no te da pena ni te caen las lágrimas, quizás te pique un poco la nariz, pero es el polvo de la habitación que flota en el aire.

¡Vivan los cambios de armario!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s