Mariposas

Si no buscas el placer en las pequeñas cosas, no podrás sobrevivir a vivir en soledad.

Si no buscas el placer en las pequeñas cosas, no podrás soportar vivir en soledad.

Quién pudiera volver a sentir mariposas…

Tú y yo entrando en la ciudad a gran velocidad, agarrada a tu espalda y sintiendo con emoción el viento frío en las mejillas.

Una taza de café caliente en una tarde lluviosa, arropada en mi sofá leyendo una revista -o el catálogo de Ikea.

Yo en el autobús nocturno, mirando por la ventana cómo me saludas desde la moto, conduciendo en paralelo a la marcha del autobús.

Un libro que me atrapa y me impide cerrar los ojos e irme a dormir.

Tú y yo en el tejado, fabulando sobre qué estarán haciendo los vecinos bajo de nuestros pies.

Una tarde de invierno en una terraza, con los ojos cerrados y sintiendo el calor del sol en la piel.

Yo bajando a trote las escaleras que llevan de la oficina a la calle, sabiendo que me esperas en la siguiente esquina.

Un desconocido que te da las gracias por haberle ayudado.

Tú y yo descubriendo que una hermosa playa es, además, solitaria.

El ronroneo de un gato satisfecho en mi regazo.

Tú y yo en el mirador del Carmel, con un vaso de vermut en la mano y unas risas.

Un “like” en mi blog.

… Mariposas!

Anuncios

Un pensamiento en “Mariposas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s