De la memoria

Boda

Por suerte algunas joyas no se han perdido

El otro día borré accidentalmente de mi disco duro externo todo mi archivo de fotos. No-sé-cuantos megabytes de información se colaron por el retrete del mundo de lo digital y virtual, sólo que para mí mis fotos eran todo menos algo virtual -por mucho que sólo fueran “ceros y unos”.

Como mujer acostumbrada al uso de las redes sociales para pedir consejo, fui a la búsqueda de la recomendación que me aliviara la angustia. Y recomendaciones técnicas aparte, me sorprendí de la variedad de comentarios desazonadores que se produjeron, desde la socarronería de algún individuo al que le parecía gracioso, la impiedad de mi hermana -una vez que le pasó lo mismo según ella me reí, no lo recuerdo-, o el gracioso gif de turno.

[Pausa para mencionar que también hubo muchos comentarios de ánimo, incluso uno que me invitaba a iniciar una nueva etapa fotográfica, idea que ya había contemplado.]

Después del primer intento de rescate, verifiqué desolada que me había quedado sin las fotos de las que me siento más orgullosa –las fotos más “artísticas” hechas con mi cámara réflex digital-, de las que no quedaba ni el cadáver para poderlas identificar. Y como en las escenas de restos de campos de batalla en las películas, tuve que proceder a reconocer las bajas, las heridas de muerte y las supervivientes: resultaron ser fotos antiguas de fiestas, de viajes y de antiguos novios y amigos, fotos que realmente no se podrán repetir, y de las que habré perdido más de la mitad. Fotos bonitas y fotos absurdas, fotos robadas, fotos que emocionan y fotos de “si supieras…”

Permitidme un salto temporal. Esta mañana me he comprado el libro de Oliver Sacks, El hombre que confundió a su mujer con un sombrero, que hacía tiempo que quería leer. La segunda historia empieza con una cita de Luis Buñuel:

Hay que haber empezado a perder la memoria, aunque sea sólo a retazos, para darse cuenta de que esta memoria es lo que constituye toda nuestra vida. Una vida sin memoria no sería vida… Nuestra memoria es nuestra coherencia, nuestra razón, nuestra acción, nuestro sentimiento. Sin ella no somos nada…”.

Así que al hilo de la historia de las fotos perdidas, animo a dedicar de vez en cuando un ratito a mirar fotos viejas y hacer un poco de memoria de la vida propia, no esperéis que os pete el ordenador para echarlas de menos… Parece que observándolas cual película olvidada, se aprenden muchas cosas de uno mismo, incluso muchos años después de haberlas hecho.

Esto, y comprarse un par de discos duros externos.

Enlaces recomendados:

  • Your lost memories: proyecto que trata de devolver a sus propietarios antiguas películas en 8mm encontradas por todo el mundo.
  • Salvo historias anónimas: La historia de un coleccionista de fotografías anónimas.
Anuncios

2 pensamientos en “De la memoria

  1. Oh, nena! Ho sento, a mi no m’ha passat mai, però imagino que ha de ser una pu… molt gran. Si vols, et puc passar fotos que tingui on surts tu. Això sí, les teves, vull dir les del teu puny i flash, ja no hi puc fer res. Ànims i sí, és millor agafar-s’ho com una nova oportunitat. Per cert, felicitats pel nou bloc! :)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s